lunes, 10 de abril de 2017

PATRIA, de Fernando Aramburu

Hay libros testimoniales, libros que son como una inmensa acta notarial que certifican los odios y los miedos, los anhelos y las decepciones de toda una época; la última novela de Fernando Aramburu es sin duda uno de ellos.

La historia se desarrolla poco después de que la banda terrorista ETA anunciase el fin del uso de las armas. Dos familias vascas, euskaldunes, vecinas de un pequeño pueblo del interior de Guipúzcoa que en otro tiempo habían compartido intima amistad, hace años que vieron truncada su relación tras el asesinato de uno de sus miembros, el Txato, un pequeño empresario que no pudo calmar las exigencias del impuesto revolucionario que los terroristas le exigían, y el posterior apresamiento de Joxe Mari, el hijo del otro matrimonio, miembro de la banda, encarcelado a causa de una larga condena por los crímenes cometidos.

La novela se desarrolla en una sucesión de pequeñas escenas representadas en capítulos cortos de no más de seis páginas, lo que le concede una grata agilidad que permite al lector retener en la memoria escenarios distintos pero complementarios, en la medida que enfrentan dos realidades trágicamente opuestas, la de la familia de la víctima y la de la familia del verdugo, cuya tragedia se agranda más si cabe precisamente por la cercanía que las circunstancias les imponen.      

Es un acierto del autor no inmiscuir en los papeles principales a personajes ajenos al País Vasco, porque de esta manera evita tópicos que distraerían la comprensión de la situación vivida en esas tierras durante tantos años, desde la cobarde colaboración de muchos: “…el caso es difamar y meter miedo. Fulano hace un poco, mengano hace otro poco y, cuando ocurre la desgracia que han provocado entre todos, ninguno se siente responsable porque, total, yo sólo pinté, yo sólo revelé donde vivía, yo sólo dije unas palabras que igual ofenden, pero, oye, son palabras, ruidos momentáneos en el aire. De la noche a la mañana mucha gente del pueblo empezó a negarles el saludo.”; la cómplice justificación de la violencia por una parte muy significativa de la iglesia vasca, representada por el cura del pueblo: “Quítate las dudas y los remordimientos de la cabeza. Esta lucha nuestra, la mía en mi parroquia, la tuya en tu casa, sirviendo a tu familia, y la de Joxe Mari donde quiera que esté, es la lucha justa de un pueblo en su legítima aspiración a decidir su destino.”,  “¿Acaso ha manifestado Dios que no desea vascos en su presencia?..., sobre nosotros recae la misión cristiana de defender nuestra identidad,…” y no sobre ese “…Goliat, con su tricornio en la cabeza y sus torturadores en sótano de cuartel…”, hasta llegar a íntimo decaimiento del terrorista moralmente derrotado: “Parecía tranquilo, pero la suya era la tranquilidad del árbol caído. Su soledad deliberada, la de un hombre cada día más cansado. Y tanto como cansado, escamado. Sus cavilaciones, las de una conciencia en la que poco a poco habían dejado de sonar consignas, argumentos, toda esa chatarrería verbal/sentimental con la que durante largos años él había oscurecido su verdad íntima. ¿Y cuál era esa verdad? Cuál va a ser. Pues que había hecho daño y había matado. ¿Para qué? Y la respuesta le llenaba de amargura: para nada. Después de tanta sangre, ni socialismo, ni independencia, ni pollas en vinagre. Abrigaba la firme convicción de haber sido víctima de una estafa”.     

        El contenido de la novela es tan rico y el momento de su publicación tan oportuno, que su excelente calidad literaria queda en segundo lugar al lado de la significación social de su contenido, de su contundente alegato moral: una sociedad rota por la violencia, que pese a todo aspira a la reconciliación, aunque solo sea a través del abrazo sin palabras que sus dos principales protagonistas femeninas, Bittori y Miren, son capaces de darse pese a tener que esperar al último párrafo de libro, casi al último momento de su vida.    

Estamos, como hemos dicho al principio, ante una novela testimonial que necesariamente tenía que escribir un vasco, con protagonistas vascos, representantes cada uno de ellos si se quiere de un arquetipo social distinto, pero que ojalá se vea acompañada de otras muchas, y de cine, y de obras de teatro, y de relatos históricos que muestren a las claras como ha sido la triste historia de una época llena de sangre y acogotada por el sufrimiento, porque al final de nada habría servido todo ese dolor si el relato de lo ocurrido acabasen por dictarlo los verdugos. Patria es sin duda una lectura ineludible, al menos, para todos los que hemos vivido con angustia y durante tantos años, la peor cara del fanatismo nacionalista. 

viernes, 17 de marzo de 2017

La Vall de Beneixama en l'organització històrica del territori valencià. Un lleuger repas històric (y IV)

La divisió del Regne de València en províncies sempre ha sigut entés pels sectors nacionalistes con una forma intencionada de destrucció de la identitat valenciana. Es improbable que als lliberals del primer terç del segle XIX, moment en el que s'implanten, els guiara eixa intenció i no  la de buscar una millor vertebració d'Espanya amb una administració mes propera als ciutadans, però no es menys cert que el fet de reservar el topònim València a una de les tres províncies, ha contribuït a una evident desvinculació tant de Castelló com d'Alacant respecte a l'antic Regne, una “malignitat angoixosa”, diran alguns. Es per eixe motiu que la idea de comarcalització (o mancomunització, per evitar susceptibilitats), podem entendre-la com una qüestió administrativa i cultural, o com una qüestió purament ideològica en contra d'eixa divisió provincial, segons cadascú vullga. Vegem les més importants  propostes que al llarg del segle XX, han vist la llum i que ens afecten.  

A 1933 l'historiador Felip Mateu i Llopis, publica una proposta de divisió comarcal valenciana inspirada en els criteris amb els que mesos abans s'havia aprovat la Divisió Comarcal de Catalunya de Pau Vila, és a dir, en factors com la geografia, la història o la llengua. En aquesta divisió Beneixama, el Camp de Mirra i la Canyada es troben, amb Villena, Novelda o Monòver, a la Comarca Il·licitana, que inclou pràcticament tots els pobles del Vinalopó i com a excepció als criteris generals, ací no té en compte el factor lingüístic. Per la seua part Biar figura a la de Comarca de Xixona, i Banyeres a la de Benicadell-Mariola. A l'any 1934, l'escriptor Emili Beüt i Belenguer, pronuncia una conferència al Cercle d'Actuació Valencianista on presenta un nou projecte de comarcalització amb quaranta una demarcacions, que finalment es publicarà en 1970 baix el títol Les comarques valencianes, on les tres pobles, junt a Biar, passen a la comarca de la Serranía d'Alcoi, que comprendrà pràcticament tota la Mariola i gran part de la Muntanya d'Alacant. Beüt dona una importància predominant al criteri lingüístic, i molt poca a la funcionalitat. La següent proposta la farà l'historiador Luis Querol Roso 1946 amb Geografia Valenciana, una proposta molt pareguda a la de Mateu i Llopis, si bé la Comarca Il·licitana la dividix en dos. De 1966 data la proposta de Manuel Sanchis Guarner que dividix l'Antic Regne en trenta comarques, apareixent els nostres quatre pobles a la zona d'Alcoi. Guarner utilitza criteris poc coherents en opinió d'alguns, fallant de nou la vessant funcional, com seria al nostre cas.  

La quinta proposta es la del geògraf català Joan Soler i Riber, possiblement la que més influencia ha tingut gràcies a la difusió que va obtenir per la seua publicació a la Gran Enciclopèdia Catalana i la Gran Enciclopèdia de la Región Valenciana. Un fet que contribuirà a un relatiu èxit es que evita els enfrontaments localistes utilitzant en lo possible noms geogràfics per a definir les comarques, i sols quan això no pot ser o quan la importància de la capital es aclaparadora, pilla el d'aquesta. Amb el primer paradigma, les poblacions de la Conca del Vinalopó, s'agruparan al Baix, Mitja i Alt Vinalopó, en tant que l'antiga Serranía d'Alcoi es convertirà en l'Alcoià. Soler busca amb la seua divisió oferir operativitat funcional a les comarques, que sempre giren al voltant d'una capitalitat que proveirà dels serveis fonamentals a tots els seus ciutadans, perseguint un equilibri en quant a l'extensió de les trenta dos comarques que proposa, no important-li el mateix equilibri en quant a l'aspecte demogràfic; no obstant i per damunt de tot, el principal criteri de divisió es la llengua, el que el du a la incoherència per exemple de separar Elda i Petrer en dues comarques distintes. En aquesta proposta els nostres quatre pobles passarien a l'Alcoià, que per contra i respecte a la de Beüt i Belenguer perdria Bocairent i el Comtat.

La següent proposta data de 1965 i apareix amb la denominació de Las provincias y sus comarcas, a iniciativa del Ministeri de la Governació. Dividix el nostre territori en trenta set comarques baix les paràmetres de “homogeneïtat, dependència, complementarietat i tendències futures”. En ella els quatre pobles s'adscriuen a l'Alt Vinalopó.

A 1970 el geògraf Antoni Lopez Gómez amb L'estructura econòmica del País Valencià, contribuïx al debat amb una doble proposta, per una banda assenyala unes comarques geogràfiques bàsiques, i per l'altre, les comarques que entén històriques. Tan en aquesta com en la que Vicenç Rosselló elabora a 1965 de la província d'Alacant, ens situa de nou a l'Alt Vinalopó.   

A 1980 un grup d'economistes agrupats al voltant de la societat Pomociones Económicas Valencianas, S.A. (Prevasa), donen a conéixer una nova proposta basada en part a la de López Gomez de 1970. Baix paràmetres demogràfics i econòmics, apliquen criteris eminentment funcionals, com l'accessibilitat o la dependència a una capçalera comarcal, buscant la correcció dels desequilibris territorials i deixant en segon lloc altres com l'historia o la llengua. A esta proposta els nostres pobles queden inclosos a la comarca de l'Alt Vinalopó.

Al següent any 1981, els també economistes Bernardí Cabrer i Borrás i María José Ribera Ortín, publiquen Los desequilibrios espaciales: una comarcalización del País Valenciano. Utilitzant criteris eminentment funcionals i econòmics, també ens adscriuen a l'Alt Vinalopó, que inclús es veu ampliat amb la Foia de Castalla. 

Viçens Rosselló dona a conéixer un nou projecte, redactat a 1982 però publicat a 1987, que critica els punts dèbils del de Soler, a saber: que es basà en àrees mercantils pròpies de “l'economia del carro”, invalidades per les noves comunicacions que llavors començaven a construir-se, que no reconeix algunes divisions històriques fortament consolidades com la veïna Foia de Castalla, i que el criteri lingüístic prevalguera sempre per damunt d'altres, com passa al dividir per exemple Elda i Petrer, com ja hem dit, pel fet de la llengua que en cada una es parla de manera majoritària. Rosselló presenta un projecte de dotze comarques, que acabarien sent-ne setze, davant d'una comissió d'experts convocada pel primer Consell de la Generalitat Valenciana, a les que s'afegirien les zones metropolitanes de València i Sagunt. En aquesta proposta es fa, per un costat reconeixen la realitat provincial, pel que les comarques s'adapten sempre a eixa divisió, i per altra part, buscant un mínim de cent mil habitants, de forma que els serveis que donen als seus habitants puguen ser complets. En aquesta proposta Biar, Beneixama, El Camp i La Canyada quedem com a zona d'adscripció dubtosa, entre la Comarca d'Elda i la de l'Alcoià.

En 1988 la Direcció General d'Administració Local de la Generalitat Valenciana publica un model d'ordenació territorial anomenat Demarcaciones Territoriales Homologadas (DTH), que en certa manera intenta arreplegar les punts positius tant de la proposta de Soler com de la de Rosselló fonamentalment, a la volta que respecta els límits provincials. Estructura el territori en tres nivells, de baix a dalt, el primer a partir de la proposta de Soler, si bé en el que a nosaltres respecta, redefinix l'ordenació al voltant del Vinalopó, assignant els nostres quatre pobles a l'Alt Vinalopó junt a Sax i Salines, amb capital a Villena, en tant que la del Mig Vinalopó s'engrandirà amb les Fondons i Asp entre altres, amb capital a Elda. El segon nivell coincidix amb la distribució de Roselló (excepte amb la Vall d'Albaida, que passa de Gandia a Xàtiva); i el tercer nivell vendrà definit per les tres províncies. Aquesta divisió, si bé no estava emparada per una llei de comarcalització com a tal, serà la base del diferents demarcacions territorials que es creen: sanitàriament les nostres quatre pobles estan adscrits a l'Àrea d'Elda, al Mapa Escolar estem a l'àrea 28 de l'Alt Vinalopó, com també al Mapa Agrari on ens situem a l'OCA A04 de l'Alt Vinalopó, o al Partit Judicial de Villena, etc.       

Com es veu, moltes han sigut les propostes, però sols l'ultima ha tingut una vigència efectiva. Queda pendent una llei de mancomunitats que, respectant la divisió assentada per la DTH, facilite als diferents municipis la col.laboració a través d'aquesta figura administrativa. En aquest moment la constitució de mancomunitats és voluntària per part dels diferent municipis (a diferencia de Catalunya o Aragó, que es obligatòria a partir de la divisió comarcal), i és d'esperar que així continue sent-ho, donat que son els que millor coneixen les necessitats i els àmbits de col.laboració de cadascú. Beneixama, el Camp de Mirra i La Canyada formen una Mancomunitat que funciona raonablement bé, i desenvolupa tasques de serveis socials, arreplegada de residus, neteja d'edificis públics, etc. Els mateixos tres pobles, junt a Villena, mantenim un altra Mancomunitat encarregada de la depuració dels aigües residuals, que es realitza a l'EDAR situada a aquesta ciutat.

Es de suposar que si en algun moment la Generalitat Valenciana, que estatutàriament és la competent en la divisió comarcal, vol canviar l'actual situació, atenga l'opinió dels veïns, que a la fi som els primers interessats en tot el què ens afecta, i no es deixe llevar sols per raons ideològiques.  

domingo, 12 de febrero de 2017

El espejo del mar, de Joseph Conrad

La mayoría de quienes hemos nacido o vivimos tierra adentro, tenemos del mar una visión que va desde festiva, de domingos de sombrilla y playa, a terrible, de película de piratas con islas del tesoro azotadas por desgarradoras tormentas; quizás sea el recuerdo de una mar picada volviendo de Tabarca, lo que más nos aproxime al hundimiento del Titanic. Con estos pobres antecedentes, sumergirse en un libro como El espejo del mar, solo nos puede conducir a un rápido aburrimiento, o por el contrario a la apertura de un nuevo mundo al que adentrarse con la avidez de un adolescente. De ésta segunda manera he disfrutado la versión más literaria del mar y de lo marino con la que hasta el momento me he topado.

El texto es un relato sosegado, y así ha de ser su lectura, de distintos aspectos del mundo marino: la función de las anclas, los vientos predominantes, las dársenas donde las embarcaciones se refugian, las noticias sobre los naufragios, etc., de ésta manera Conrad va hilvanando todo un universo literario repleto de detalles, con un vocabulario apabullante que nos atrapa definitivamente, sabiendo que el disfrute está en cada línea, en cada capítulo, pues no hemos de esperar un desenlace cual se si tratase de una novela, y que sin ser un ensayo, que no lo es, nos da tal volumen de información sobre cada tema, que no podemos desaprovechar la oportunidad de aprendizaje que pone en nuestras manos.

Con El espejo del mar uno llega a amar a los antiguos veleros en la medida en que llegamos a “comprenderlos”, llega a sufrir con el encadenamiento que éstas almas libres soportan en las sucias dársenas del Támesis, padeces por un carguero al que el diario de la mañana ha incluido en la lista de “retrasados, … y lo haces porque Conrad personifica todo aquello de cuanto habla, porque “Tratar con los hombres es un arte tan bello como tratar con los barcos”, porque cuando Conrad habla lo hace “el hombre de los mástiles y de las velas, para quien el mar no es un elemento navegable, sino un compañero íntimo”, por el que sutilmente profesa “un amor raro: el amor por los hombres, por las cosas, por las ideas, el amor por la más consumada pericia. Porque el amor es el mayor enemigo de la prisa…” Ahí está a mi entender el valor del texto, en la indagación en lo humano a través de lo que para muchos no son sino meros aparejos, simples lonas que se baten al viento, o vulgares balandros azotados hasta la extenuación por los vientos del Oeste: extraer de la más vulgar materia reflejos del alma que el alma esconde.

Conrad usa de sus propias experiencias para escribir El espejo del mar, es evidente, pero publicado en 1906, y a la vista de lo terrible que acabaría siendo el siglo que entonces principiaba, no me resisto a ponderar la sabiduría y la capacidad predictiva que encierra, en un cita con la que acabo el comentario, sacada precisamente del capítulo donde habla de nuestro Mediterráneo: “Por supuesto, puede argüirse que las batallas han configurado el destino de la humanidad. La cuestión de si lo han configurado bien o no quedaría, no obstante, abierta. Pero apenas si valdría la pena discutirla. Es sumamente probable que, de no haberse librado nunca la batalla de Salamina, la faz del mundo hubiera sido muy parecida a como la vemos hoy, moldeada por la mediocre inspiración y los miopes esfuerzos de los hombres. En virtud de una larga y desdichada experiencia de sufrimiento, injusticia, ignominia y agresión, las naciones de la tierra se rigen eminentemente por el miedo: miedo de un tipo que un poco de oratoria barata convierte fácilmente en furia, odio y violencia. El inocente, cándido miedo ha sido la causa de muchas guerras…. Estamos atados al carro del progreso. No hay vuelta atrás; y desafortunadamente nuestra civilización, que tanto ha hecho para comodidad y adorno de nuestros cuerpos y para elevación de nuestras almas, ha convertido el homicidio legal en algo terrible e innecesariamente caro”.                      

domingo, 22 de enero de 2017

En torno a "Sapiens"


Hay libros, ya lo hemos comentado en otras ocasiones, estremecedores e inquietantes por las propuestas a las que nos enfrenta. Sapiens, de Yuval Noah Harari sin duda alguna es uno de ellos. No será gratuito que nos detengamos en algunas de las cuestiones que plantea, sin menoscabo de un posterior comentario general.

Al contrario de lo que habitualmente se cree, en la evolución humana no se da un proceso unívoco en el que al Homo erectus sigan los neandertales y a ellos los denisovanos y finalmente el Homo sapiens, bien al contrario distintas especies de homínidos convivieron durante miles de años, extinguiéndose por razones que aún no están del todo claras todos excepto los sapies, nosotros, todo ello tras la que quizás fuera "la primera y más importante campaña de limpieza étnica de la historia". 

Pero la pregunta en este momento, y a la vista de cómo se han desarrollado los procesos de desarrollo culturales y de creencias, nos la plantea el autor en el siguiente párrafo:

“Ocurriera como ocurriese, los neandertales (y las demás especies humanas) plantean uno de los grandes interrogantes de la historia. Imagine el lector cómo podrían haber ido las cosas si los neandertales o los denisovanos hubieran sobrevivido junto con el Homo sapiens. ¿Qué tipo de culturas, sociedades y estructuras políticas habrían surgido en un mundo en el que coexistían varias especies humanas diferentes? Por ejemplo, ¿cómo se habrían desplegado las distintas creencias religiosas? ¿Habría declarado el libro del Génesis que nos neandertales descendían de Adán y Eva, habría muerto Jesús por los pecados de los denisovanos, y habría reservado el Corán moradas celestiales para todos los humanos virtuosos, fuere cual fuse su especie? ¿Habrían podido servir los neandertales en las legiones romanas, o en la extensa burocracia China imperial? ¿Acaso la Declaración de Independencia de Estados Unidos habría sostenido como una verdad evidente que todos los miembros del género Homo con creados iguales? ¿Habría animado Karl Marx a los trabajadores de todas las especies a que se unieran?”


A estas preguntas podemos unir todas las que se nos ocurran, por ejemplo: ¿en nuestras democracias liberales valdría igual un voto de un sapiens al de un neandertal?, ¿tendrían ellos derecho al voto?, ¿Qué tipo de rituales sociales o religiosos acompañarían a un matrimonio entre ambos?, ¿y a una muerte? Si a partir de un único mito o creencia primigenia se han desarrollado distintas religiones o se han construidos multitud de organizaciones políticas nacionales, que son una y otra vez fuente de conflictos devastadores, ¿Qué ocurriría si además los sapiens tuviésemos con compartir, o enfrentar, nuestros dogmas con los neandertales?

sábado, 14 de enero de 2017

El Pirata, de Joseph Conrad

Llego a Conrad (1857-1924) de la mano de Pérez Reverte, al que en varias entrevistas le he leído su devoción literaria, movido no por la simple sugerencia sino por el rastreo de los antecedentes de un contemporáneo al que sigo. Un par de libros, de los que de momento solo he leído uno, dirán si vale la pena o no meterse a saco con el autor.

El argumento de la novela es sencillo: un viejo pirata, un lobo de mar que se ha pasado la vida jugándosela en los más lejanos mares, decide a la vejez descansar sobre tierra firme, para lo que elige el pequeño villorrio en el que su madre le trajo al mundo, en la orilla francesa del Mediterráneo. Un perceptible olor de sangre seca recuerda los tenebrosos días del gran terror revolucionario, Scevola, el sans-culotte que se hizo cargo de la hija de dos de sus víctimas, encarna el rencor y el odio apagado pero incapaz del arrepentimiento; Catherine, la joven víctima estigmatizada por sus vecinos, el amor y la esperanza. Peyrol, el corsario impenitente y cansado, la honradez, el sentido común y la sabiduría de la ancianidad dispuesta en un sorprendente giro al final del texto, a la última heroicidad de su baqueteada vida.  

La evolución de la historia es impecable, y detalles como que la biografía de los distintos personajes se nos vaya presentando de manera dosificada conforme se va desarrollando la trama demuestran la calidad de la obra y la sobrada solvencia de su autor, no en vano se trata de la última novela que escribió. Conrad se vale de una prosa rica con abundante vocabulario, con una jerga marina aplicada en su justa medida, sin que falte ni sobre una sola palabra; una riqueza de lenguaje en fin, que tanto echamos a veces de menos o tan impostado se nos presenta en demasiadas ocasiones en muchas de las novelas actuales.

Toda novela de aventuras necesita de un gran final para que sea completa, un final mejor cuanto más inesperado resulte, porque en mayor medida nos dejará esa sensación de alivio después de una trepidante carrera. En El pirata Conrad lo consigue, la muerte del protagonista es la condición necesaria para que el engaño perpetrado al enemigo, la flota inglesa comandada por el almirante Nelson, sea creíble. ¡Como nos trae al recuerdo este final con el que Clint Eastwood protagoniza en Gran Tonino!  

El pirata, y eso es lo que iba buscando, encarna el estereotipo de hombre duro, aparentemente sin escrúpulos, fiel solamente consigo mismo o como mucho con una Hermandad de gentes de su misma calaña, pero que al final resultan de una coherencia apabullante, dignos representantes del género humano, con un corazón que no les cabe en el pecho. Se entiende la admiración de Reverte hacia el autor polaco del que indudablemente es digno discípulo, a la vez que concluimos que desde los clásicos, todos los grandes rasgos de la condición humana están expresados y como mucho a los escritores posteriores solo les queda la habilidad en la repetición.     


  

sábado, 7 de enero de 2017

Sàvia reflexió

              "Pide numen aparte    el arte de governar, y aunq.' ef dificil de aprender, le enprenden muchos, pero muy pocos los que logran el defempeño. Plat (on) dice que el arte de governar bien una Republica, es el mas dificil de todos. Y Eneas Silvio que muchos facilmente confieffan, no faber el arte de la Agricultura; de la Crianfa de los ganados de navegar, texer, cofer, edificar, ni otras artes liberales, ô mecanicas, pero el de Governar Ciudades, reprefentar el Rey, y regir diverfas gentes (siendo como es efto los mas dificil) nadie dize que lo ignora por averfelo concedido la naturaleza al primer paffo deel nacimiento..."

                                       Llibre del Ceremonial. Felix Cebrian y Arazil. (València 1696)

lunes, 26 de diciembre de 2016

La Vall de Beneixama en l'organització històrica del territori valencià. Un lleuger repas històric (III)

L'1 de novembre de 1700 mor sense descendència el rei Carlos II el Hechizado, i malgrat que a l'últim testament ja designava com a hereu a la Corona d'Espanya a Felip -duc d'Anjou-, la casa d'Àustria,  que aleshores comptava amb el suport de diversos estats europeus que miraven amb recel el poder que amb eixa decisió acumularia la seua oponent casa dels Borbons, no es resigna que l'imperi hispànic isquera de la família: amb aquestos ingredients i altres més que s'afegirien després, comença la Guerra de Successió a la Corona Espanyola que durarà fins 1714; un conflicte internacional que supondrà, entre moltes altres coses, la supressió dels Furs valencians amb la publicació del Decret de Nova Planta el 29 de juny de 1707.

Sense entrar en valoracions generals d'aquestos fets, que van des d'un total cataclisme històric i el sotmetiment del nostre poble per a uns, a la modernització de les estructures administratives que suposaran fonamentalment per a Catalunya i València un definitiu desenvolupament econòmic, ens interessen les conseqüències territorials que esdevindran per a la nostra vall.

La primera divisió territorial de l'època borbònica al Regne de València es de 1708 i divideix els anteriors quatre governacions en tretze corregiments, els nostres pobles (recordem que tots pertanyem a Biar), s'inscriuen al corregiment de Xixona, en tant que Banyeres i inclús la Vil·la Joiosa o Benidorm, seran de la d'Alcoi. Després vindrien les reformes de 1721, 1743 de la mà del Capità General de València Duc de Caylus, que intentava introduir una millor proporcionalitat territorial, i la de 1789 del Comte de Floridablanca. No obstant, algunes d'aquestes primeres divisions, fins l'arribada del segle XIX, no és aventurat qualificar-les d'autènticament descabdellades perquè més que organitzar el territori, el convertien en un permanent focus de problemes. La divisió de Floridablanca de 1789 tindrà una primera reforma en 1802, i un altra en 1810 de la mà de José I, germà de Napoleó, que volia aplicar a Espanya el model dels departaments francesos. La proposta resultava extraordinàriament racional, però poc respectuosa amb el rigor històric i no tindrà cap vigència pràctica. En aquesta època Beneixama, de la que formaran part en un primer moment el Camp de Mirra i la Canyada, ja s'havia independitzat de Biar, segons el Privilegi signat pel rei Carlos IV a 14 de desembre de 1795.

Amb el Trieni Lliberal ens arribarà una nova proposta de divisió provincial, aprovant-se a 1822 un projecte de divisió del Regne en quatre províncies, modificant la línea divisòria entre Xàtiva i Alacant, que aconseguirà major territori en detriment de la primera. Nosaltres estarem en la d'Alacant, a la que s'incorporaria Villena i Caudet. Aquesta divisió s'abolirà amb l'arribada de nou dels absolutistes al poder al 1823.

Serà al 1833 quan, de la mà del lliberal Javier de Burgos, s'implantarà la definitiva divisió provincial d'Espanya (amb lleugers canvis a 1836 i 1851), per la que la província de Xixona desapareix, assignant-se el seu territori fonamentalment a València i un altra part a  Alacant. Nosaltres passarem a ser definitivament alacantins. El pragmatisme lliberal, i no cap opressió de tipus centralista, imposarien que Villena i Sax isqueren una vegada més, i ara si, de manera definitiva, de l'orbita castellana per integrar-se a la valenciana, atrets per la influència econòmica que la ciutat d'Alacant, amb el seu port, havia pres. Amb aquesta divisió, cada província fou a la volta dividida en partits judicials, convertint-se els pobles elegits com a caps de Comarca en petites capitals administratives que poc a poc anirien assumint noves funcions i major protagonisme en l'ordenació del territori. Beneixama, Biar, El Camp, La Canyada i Sax, formaran part des de 1836 del Partit judicial de Villena, en tant que Banyeres per exemple pertanyerà a Ontynient, fins que a primers del seguent segle passe a Alcoi. En lo que a nosaltres respecta, la situació no canviarà fins a hui, amb la novetat de la incorporació de Salines al partit judicial de Villena en 1989.

Distinta situació es produirà amb al divisió eclesiàstica; en aquest cas Villena, que com ja em vist era valenciana des de 1836, pertanyerà al Bisbat de Cartagena fins a mitat del segle XX, i després, junt a Biar, Onil, Ibi, etc., passarà a la Diocesi d'Oriola-Alacant, en tant que Beneixama, El Camp, la Canyada, Banyeres i Alcoi, estarà a l'Arxidiòcesi de València, i a l'Arxiprestat d'Alcoi. Aquesta situació restarà invariable fins a l'època de la Segona República, que de nou es palntejaran projectes d'ordenació territorial al Regne de València.       

lunes, 19 de diciembre de 2016

Un periodista de guerra o simples consumidores de telediarios...

          "Mi siguiente reportaje lo escribí lejos, en Argelia, en donde, después de siete años de matanza contínua, la guerra de Francia daba sus últimos estertores, aunque no acababa de terminar. ¿Que quiere decir eso de paz? Para gente como nosotros, la guerra no termina jamás".

Mi siglo. Günter Grass

domingo, 4 de diciembre de 2016

Momentos ordinarios

La vida tiene momentos con casi nada sobre la pantalla de enfrente, en realidad así son muchos cuando estamos solos con la única condición de que sepamos verlos, cuando el sonido se apaga y las voces por fin callan, cuando el maldito escaparate de los tiempos modernos funde sus luces de neón blanco y la niebla de lo etéreo somete nuestro entorno. A veces son instantes únicos e irrepetibles que nuestra memoria de burócratas olvida con pusilánime rapidez, a veces son repetitivos y por ello pacientemente reivindicativos hartos de estar hartos de sufrir su insignificancia. Ahí los tenemos, buenos o malos, quizás más malos que buenos conforme las arrugas se hacen dueñas de nuestras manos y nuestras almas, pero ahí están al fin, tan reales como la sombra que nos persigue.

Hay uno especialmente placentero, quizás, que los viejos lectores reconocerán enseguida, y es esa media hora que en que uno despide el libro que acaba de leer dejándolo, limpio ya del polvo que empezaba a dominarlo, debidamente alineado en la librería de la que no se moverá en una temporada quizás tan larga como una vida entera. Después vas mirando que apetece echarte a la cara, y lo haces despacio, curioso, asumiendo la trágica decisión de tener que elegir un compañero para unos días olvidando a los demás, que esperarán con una paciencia infinita que tú nunca tendrías. Que fieles amigos llegarán a ser esas hojas que alguna vez alguien ideó. No es bueno leer los libros enseguida que se compran, al menos yo no suelo hacerlo, es mejor dejarlos un tiempo para que reposen, para que nos vayamos acostumbrando a la mutua compañía, para que se vayan haciendo un sitio en el nuevo paisaje de la biblioteca a la que aportan su particular matiz y su propio olor de papel viejo o nuevo, que eso depende de cada cual. Al final entras y sales y el nuevo inquilino ya no te es extraño, la vista se ha acostumbrado por fin a la reciente presencia que se ha convertido en una más de la casa: ha llegado el momento de incluirlo en la lista de los elegibles.  

Pero la elección de la nueva lectura también es un enfrentamiento de lo inagotable contra nuestra insignificancia, da miedo, reconozcámoslo, poner frente a frente nuestra ignorancia con la sabiduría infinita de siglos acumulada en unos cuantos metros de madera, puesta allí tras el doloroso alumbramiento de quienes en algún momento garabatearon una hoja con la tinta clara de su pericia, ¡y ahora nosotros nos permitimos el lujo de elegir!, quizás no se trate más que de una ensoñación que nos facilita el autoengaño de creernos importantes. Triste condición humana.

Pero elijamos: ¿leemos una realidad fantástica de aires argentinos?, no, quizás mejor a la primavera para abrir nuevas inquisiciones; ¿algo del 98?, no, tampoco, ¿acaso es necesaria más melancolía?; ¿algún libro rabiosamente actual, de un par de años a esta parte quiero decir?, no…, esperaremos a Zafón que es inmediato. ¿Una novela de la Guerra Civil?, quizás no sé, hace meses que no las toco. Veamos: ¿Foxá, Umbral, Trapiello, Pisón…, Barea?, hombre, Chaves Nogales, bueno no está mal, el otoño por lo visto va de relecturas; A Sangre y Fuego, bien, vamos a él: un meritorio Prólogo de un tercero y otro extraordinario del propio “pequeñoburgués liberal” hastiado de todo y harto de los que “han provocado con su estupidez y su crueldad monstruosas este gran cataclismo de España”. Leamos despacio, acerquémonos al precipicio, huele a sangre y se siente la cólera y el odio. Uf, quieto, dejémoslo aquí, de pronto caigo en la cuenta de que hace pocas horas el corazón de alguien se ha roto por el seco golpe no de la justicia sino del odio. Ya hemos tenido suficiente ración de nosotros mismos por esta semana.

Mejor un extranjero, si, a ver..., Hesse, Malraux, Eco,,,, vaya ya lo tengo, Günter Grass, ese grandote alemán con bigotes y pipa que siempre fue, como nosotros mismos cuando soñamos, un niño bajito y cano, con pantalones cortos y rodillas magulladas, que va tocando por las calles un viejo tambor de hojalata, 

domingo, 20 de noviembre de 2016

La Vall de Beneixama en l'organització històrica del territori valencià. Un lleuger repas històric (II)

El rei en Jaume escriu a la seua Crònica, referint-se al Tractat firmat el 26 de març de 1244 al Castell d’Almizra: “Aquest fou el repartiment de les terres: que l’infant tinguera Almansa, Xarafull i el riu Cabriol, i que nós tinguérem Castalla, Biar, Relleu, Xinona, Alarc, Finestrat, Torres, Polop, la mola que es trova prop d’Aigües, Altea i tot el que hi havia dins els seus termes. I férem els nostres documents, amb butles, entre nós i l'infant don Alfonso, i ens separàrem com a bons amics, i l'un tornà a l'altre allò que retenia i no era seu. I nós ens tornàrem a Xàtiva, a la host, que estava molt bé, tal com nós l'havíem deixada…”. Es posava fi d'aquesta manera a les disputes entre les dues Corones provocades per la interpretació del tractat de Cazola (1179), geogràficament imprecís, pel que es deixava Murcia a la conquesta castellana, amb el problema que en eixa època Murcia amb el seu rei Zayyân al cap, el mateix que va capitular València davant de Jaume I a 1238, escampava la seua influencia fins la ciutat de Xàtiva, donant certa justificació a les pretensions de l'infant Alfonso front a les de Jaume I per ocupar eixa important plaça, disputa que finalment quedaba resolta amb el Tractat d'Almizra. Així doncs, Villena, conquerida en 1240 per les tropes de Jaume I, passaria d'Aragó a Castella, i Biar i el seu entorn quedarien definitivament integrades al nou regne de València, en concret a la subgovernació de Xàtiva, la coneguda com “Governació dellà lo Xúquer”, per marcar aquest riu la divisòria amb la de València.

Al·legant distintes raons, l'aragonès Jaume II ocupa per la força en 1296 el regne de Murcia pel que el sud de l'actual provincia d'Alacant passa al Regne de València, lo que provoca les previsibles hostilitats amb Castella, i que no acabaràn fins al fallo arbitral de Torrellas (1304) i a l'acord d'Elx (1305), pel que Villena, tot i que continuarà sent propietat del noble Don Juan Manuel, quedarà baix la sobirania de la Corona d'Aragó. Després d'aquestos esdeveniments es crea la Gobernació d'Orihola, on s'incluoria Villena, en tant que Biar continuarà, com hem dit, a la subgovernació de Xàtiva que arribava des de l'antiga frontera fixada en Almisra fins al riu Xuquer. Ahí quedaria Villena fins a meitat del segle que tornaria al Regne de Castella.

La conquesta cristiana dona gran importancia als municipis, i vers ells s'articula la vida administrativa i econòmica de la seua zona d'influència. Al nostre cas Biar era la vil.la a la que pertanyia tot el territori de les nostres quatre pobles, cap altre ocupava eixe lloc, i a més per ser vil.la reial, depenia directament del sobirà a través del seu representant a València; com destaca Julián San Valero, el nou regne es basa no en les clases senyorials, com passava a Aragó o Catalunya, sino en forces urbanes d'arrels rurals. Sense cap dubte, si Biar haguera sigut vil.la de senyoriu tindria més relacions, inclus “administratives” amb altres poblacions, haguera format algo aixi com una “comarca”, però no es el cas.    

A les Corts celebrades en 1362-1363, amb adaptació en 1404, s'implanten les generalitats,  uns impostos basats en l'entrada e eixida de mercaderies del regne, entre les que destaca l'anomenat com a tall de drap. La recaptació es fa a una zona determinada, anomenada quarter, i hi ha qui veu en ells, com encertadament fa el professor Joan Carles Membrano i Tena, un antecedent del que arribaran a ser les actuals comarques, en tant en quant els 26 quartes medievals, coincideixen en molts casos amb les demarcacions actuals. Biar, junt a Albaida, Bocairent, Agres i Banyeres, pertanyien al quarter d'Ontinyent (“Ontiyen, e de tota la vall de Albayda qui no sia terme de Xàtiva, e encara dels llochs de Bocayren, Biar, Banyeres, y Agres ab totes lurs alqueries termes e pertinencies”. Arxiu del Regne de València. Generalidad 595, f. 24-29), en tant que al quarter d'Alcoi pertanyien les poblacions de Penàguila, Ibi, Castalla, Tibi i Xixona (“vila, loch e valls de Cocentaina, Planes, Perpunxen, e Margarita de totes lurs alqueries termes e pertinencies; e de les viles e lochs e valls de Alcoy, de Sixona, de Penaguila, de Castella ab sa foya, de Tibi, de Ibi, de Seta e d'altres lochs d'aquella comarqua ab totes lurs alqueries termes e pertinencies”. Arxiu del Regne de València, Generalidad 595, f. 55-55 vº), quedant Elda, Petrer i Monover, entre altres, en el quarter d'Elx. Recordem que Villena i Sax en aquestos moments pertanyien al regne de Castella. No obstant no consta que aquestes divisions tingueren altra funció administrativa mes enllà de la mera recaptació d'impostos.


Aquest sistema impositiu, i amb ell les quarters, tindrien vigencia fins al segle XVIII. 

sábado, 5 de noviembre de 2016

La Vall de Beneixama en l'organització històrica del territori valencià. Un lleuger repas històric (I).

Crec que tots hem sentit molt a sovint l'afirmació de que tant Beneixama com Biar, el Camp de Mirra i la Canyada hem pertangut a la comarca de l'Alcoià, i que després, per raons que solen relacionar-se amb el centralisme borbònic, o inclús amb el franquisme, passem a l'Alt Vinalopò, però… ¿realment ha sigut així?, ¿durant quina època hem sigut de l'Alcoià?, ¿quants anys?, ¿quins motius son exactament els que motivaren el canvi? No fem apriorismes, no contestem amb pressa, posem a treballar la curiositat i submergir-nos a les papers buscant una resposta que ens aclareixca mitjanament on han estat adscrits la Vall de Beneixama, i per la seua proximitat, la Vall de Biar. 

Començem per considerar l'orografia del territori com a factor influent en l'organització humana, en paraules de Piqueras y Sanchis (La Organización Histórica del Territorio Valenciano, 1992) “El medi físic, com factor condicionant o contribuent a l'ordenació; les vies de comunicació, com a principals agents de l'articulació territorial; y el poblament humà, com a manifestació i fonament de l'organització”. És a dir, ¿en quina “comarca natural” hem estat enclavats des del principi dels temps?

Començem per dir que el Vall del Vinalopó és una fossa tectònica que talla de nord a sud el sistema bètic valencià, i que des dels primers moments ha sigut la principal eixida natural des de la Meseta Central fins a la costa alacantina, i que la Vall de Beneixama, que conduïx les primeres aigües del Riu Vinalopó des de l'est de la Serra de Mariola fins al Camp de Mirra, com també la Vall de Biar, que empara al riu a l'altre costat de la Serra de la Vil.la fins a Villena, no són sinó els corredors naturals que, a la volta que zones de riquesa agrícola i per tant d'assentament humà, desembocaven en eixa gran planura que en època ibèrica albergarà la Via Heraclea  i en la romana la Via Augusta.  Per altra part, l'eixida natural d'Alcoi seguiria, com era normal en l'antiguitat, cap a Gandia, seguint el curs del Riu Serpis o Riu d'Alcoi, o cap a la Marjal Pego-Oliva, seguint la Vall de la Gallinera. És a dir, l'orografia del territori ens diu que la relació “natural”, en moments en que les comunicacions no eren evidentment el que son ara, serà la que ens comunicava cap a la zona de Villena i des d'ahí al litoral alacantí, mes que a la d'Alcoi, per mes que les comunicacions a través d'algun camí existiren, passant per Banyeres.

Per altra banda, abans de la constitució del nou Regne de València per Jaume I, ¿qué passava? Fem un breu repàs. Són els Ibers els primers pobladors del nostre territori en els que podem encontrar algun grau d'evolució que podem anomenar com a urbà, en la que ja encontrem un cert grau de jerarquització d'uns poblaments mes grans sobre altres més menuts, es a dir, en un cert grau d'influencia territorial. Més o menys ajusten-mos a les actuals terres valencianes, encontrem quatre tribus: Ilercavons, Edetans, Olcades i Constestans; la nostra zona pertanyeria a aquesta última, ocupant la seua influència des del Riu Xuquer fins a Elx o inclús a Cartagena, sent ciutats mitjanes el Tossal de Manises (Alacant), El Monestil (Elda), La Serreta (Alcoi), La Bastida de les Alcuses (Moixent), Covalta (Albaida), i les principals Saeti (Xàtiva), Meca (prop d'Ayora) e Ilici (Elx). Res podem dir, almenys a partir de la bibliografia a la nostra disposició, de la relació concreta amb alguna d'eixes poblacions més importants, en cas que ací hi hagueren habitants, però si significar que tant la Via Heraclea com la Via Augusta, autèntic eix vertebrador del territori, passaven per Villena, amb el poder d'atracció que això comportaria.

A l'època romana, després de la derrota de Cartago, encontrem ja les primeres mostres d'una planificació territorial més ambiciosa; almenys fins a final del segle III l'actual territori valencià estarà repartit entre dos províncies o conventus: el Tarraconensis i el Cartaginensis, a la que nosaltres pertanyeríem. Bé, dins d'eixa organització del territori tenen importància les conegudes com a Centuriacions, llocs  on s’instal.laven soldats una volta llicenciats, amb el doble fi de cultivar la terra (aquestos assentaments sempre estaven en les terres mes fèrtils), i a la volta exercir un cert control del territori circumdant. Doncs be, entre Caudet i Villena, al costat esquerre de la Via Augusta es trobaria una important centuriació, coneguda com Casas Juntas o Casas del Campo, que tindria influència amb tot el voltant, fins a Banyeres,  valent-se d'una xarxa de camins secundaris, principalment el Camí de Caudet.

Es de suposar que, en la divisió per bisbats de l'època visigòtica, no canviaren molt les coses pel que a nosaltres respecta, en tant que la invasió àrab provocaria la nostra pertinença a les directrius islàmiques durant la friolera de cinc cents anys.

Sharq Al-Andalus, així es denominava la zona que més o menys componen les actuals terres valencianes i gran part de Murcia. En la primera època, l'anomenada califal, els nostres quatre pobles estaríem integrats a la “kura” o província de Tudmir, que bàsicament incloïen les conques dels rius Vinalopó i Segura, amb capital a Oriola, i que després passaria a Murcia. Peró a partir de la disgregació en les anomenats Regnes de Taifes, les canvits fronterers foren freqüents dona  la bel.licositat. de l'època, de manera que sobre els segles XI i XII, a València existirien quatre demarcacions al voltant de quatre grans ciutats: València, Xàtiva, Denia i Murcia; quedant pel temps Xàtiva i Denia, baix la influencia de València. La línea frontera entre Xàtiva-Dénia i Murcia, estaria precisament a Villena, el que seria el precedent de la frontera assenyalada en el futur Tractat d'Almizrra. Nosaltres estaríem en la província de Xàtiva, que inclouria unes ciutats de segon ordre (Amal), que funcionarien com a capitals comarcals; a Xàtiva tindrien eixa funció entre altres Biar (front a Villena que com ja hem dit seria de Murcia), en tant que en la de Dénia estaria a Cocentaina, amb influència en tota la conca del Riu Serpis des d'Alcoi fins la zona de la Safor. 

sábado, 29 de octubre de 2016

FALCÓ, de Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez-Reverte inicia una nueva serie de novelas de la mano de Lorenzo Falco, un espía con pretendidos escasos escrúpulos y nula ideología que trabaja para los servicios de seguridad de Franco, al poco de iniciarse la Guerra Civil Española. Ese es el fondo de escenario del relato, el espacio temporal al que el autor anuncia no querer encadenarse, no pretende, dice, hacer una novela, una más, sobre la Guerra Civil, posiblemente busque una de caracteres fuertes, amorales, enfrentados y contradictorios, supervivientes de un tiempo convulso: “El mundo de Falcó era otro, y allí los bandos estaban perfectamente definidos: de una parte él, y de la otra todos los demás”. El personaje ya había ejercido antes de traficante de armas en medio mundo, protagonista de negocios sucios, asesino si se terciaba,… hasta que su futuro jefe elige entre matarlo o captarlo como espía de la República, opción que su olfato finalmente le aconseja. Reverte incluye una frase con la que define al personaje: al comunicarle su superior el golpe militar del 18 de julio su reacción es automática: “¿Estamos a favor o en contra?, cualquiera de las dos opciones se encontraba en el otro bando.

Con estos mimbres, y algunos más que aparecen por el camino,  comienza un relato de acción, con diálogos cortos y afilados, con poco espacio para una reflexión imposible hasta llegar al final; no hay tiempo para más, solo una carrera de personajes dignos e idealistas que en el terror de la retaguardia se confunden con otros malvados y culpables, sobre todo a partir de la página 130, cuando el relato enfila definitivamente por la difícil senda de hacer verosímil algo tan inverosímil como la liberación de José Antonio Primo de Rivera, preso en la cárcel de Alicante; incluso en algún momento casi llegamos a creer que pueda ser posible: Reverte ha ganado.    

Como ocurría con el capitán Alatriste casi cuatrocientos años antes, hermanos atemporales hijos del mismo vientre, Pérez-Reverte nos quiere presentar un personaje sin alma ni escrúpulos, un hombre frio que simplemente obedece ordenes que ejecuta sin que le tiemble ni una pestaña, un mujeriego bajo cuyo pantalón se esconde un fondo misógino,  pero al final no le sale, al final nos queda el regusto de haber conocido a la dignidad vestida de traje y sobrero, fiel a unos principios personales e intransferibles, tan de uno mismo que no tienen porqué explicarse. Quizás el autor demuestra una vez más que todas las novelas tienen algo de autobiográfica, aunque solo sea de aquello que se pretenda ser.

La novela se cierra bien, con personajes llamados a enfrentarse y a la vez amarse en el ignoto camino que ha de llegar. Ojalá no se convierta nunca Lorenzo Falcó en un personaje políticamente correcto, Arturo Pérez-Reverte perdería su encanto y su libertad.      

martes, 25 de octubre de 2016

La Humanidad y su valla.

               "Lo que nos lleva a las carreras es exactamente lo mismo que nos llevaría a otro lugar: la seguridad de que en el hipódromo habrá una valla que separará a la humanidad en dos categorías: la de los que están dentro y la de los que están fuera; y el presentimiento de que, si estamos con los de dentro, llegaremos a olvidar a los que están fuera; mientras que, si quedamos afuera, nos será muy difícil olvidar a los que están adentro".

Glosas al vivir de París (1906). Eugenio D'Ors

domingo, 16 de octubre de 2016

¿L’Alcoià o l’Alt Vinalopó? Elementos para el debate

Estos días hemos sabido que una asociación privada llamada Institut d’Estudis de les Valls de la Mariola, por lo que se ve de marcado cariz nacionalista, ha presentado ante la Dirección General de Administración Local de la Generalitat Valenciana una solicitud para que Biar, Beneixama, Cañada y Campo de Mirra, cambien su actual comarca de l’Alt Vinalopó por la de l’Alcoià, con vistas a la futura ley de comarcalización ahora en proyecto. Por lo que sabemos la petición contiene un Manifiesto en el que la entidad resume sus argumentos básicos, a saber: una relación especial con los pueblos de l’Alcoià, la lengua habitual como factor determinante, mejores perspectivas económicas y de progreso, y el acuerdo firmado en 1244 en el Tractat d’Almizra por las Coronas de Aragón y Castilla que nos convertía en pueblos de frontera con el futuro Reino de Murcia.   

Vaya por delante el más absoluto convencimiento a cerca de la importancia de las Comarcas, primero por el sentido de pertenencia, arraigo y convivencia que persiguen, pero fundamentalmente por las ventajas funcionales que ofrecen a sus habitantes. Sin ánimo de contradecir las opiniones de esa asociación, las consecuencias que un cambio de adscripción como el propuesto pueden provocar hace imprescindible que haya un cierto debate, hasta ahora inexistente, en el que se tengan en cuenta otras variables además de las expuestas, que nos ayuden a formar una mejor opinión. Ese es el modesto propósito de estas líneas.  

Es cierto que el Tractat d’Almizra fijó en 1244 la frontera sur del nuevo Reino de Valencia en la conocida línea Biar-Xixona-Busot, pero también que con la sentencia de Torrellas de 1304 y el acuerdo de Elx de 1305, parte del Reino de Murcia pasaría a Valencia, Villena y Sax incluidas, hasta que medio siglo después estas dos ciudades vuelvan a Castilla. A partir de ahí toda una serie de acontecimientos históricos han ido modulando la forma en que nos hemos organizado: los quarters para la recaudación del llamado tall de drap, la división en Gobernaciones de la época foral, los sucesivos proyectos tras la abolición de los fueros en 1707, la división provincial inspirada en el pragmatismo liberal de Javier de Burgos de 1833, la incorporación definitiva de Villena y Sax a la provincia de Alicante de 1836, los partidos judiciales y la ordenación de los servicios administrativos a partir de 1900, …. y así un largo etcétera que lo que nos indica es que la organización del territorio siempre ha estado condicionada a las circunstancias del momento, y a esas circunstancias se ha ido adaptando.

Por lo que respecta a la concreta división comarcal, el primer proyecto data del no tan lejano 1933 y se debe a Felip Mateu i Llopis en el cual Biar, Beneixama, Campo de Mirra y Cañada, junto con Villena y casi veinte pueblos más, quedaban incluidos en la comarca de Elche. Tras esta, otras ocho propuestas que sepamos, han intentado armonizar historia, lengua, cultura y pragmatismo en el diseño de sendos mapas comarcales del antiguo Reino de Valencia. Al menos en nuestro caso nunca lo han logrado a gusto de todos, aunque los más criticados quizás sean los que, dando la espalda a las necesidades cotidianas, marcaban la línea atendiendo simplemente a la lengua que hablaba cada población.  

Nadie niega la importancia de la historia, la cultura o la lengua en la formación de las comarcas, pero la pregunta es doble, ¿quién elige el momento histórico al que más nos conviene parecernos en la actualidad?, ¿hay que anteponer acontecimientos lejanos a la calidad de vida de los habitantes actuales? El actual Alt Vinalopó concentra en Villena, lógico siendo la población mayor y cabecera de Comarca, servicios a los que todos acudimos y que nos resultan relativamente cercanos, la población más alejada es Beneixama y está a once kilómetros. En el ámbito sanitario el Centro de Especialidades que se completa con el Hospital de Elda; allí están también los Juzgados; la Administración de Hacienda donde presentamos las declaraciones tributarias; el Instituto Nacional de la Seguridad Social donde solicitamos prestaciones como la jubilación, las incapacidades, auxilios familiares, etc.; allí está también la Oficina Comarcal Agraria donde anualmente acuden decenas de agricultores a tramitar por ejemplo las ayudas del Pago Único. Allí está la Comunidad General de Usuarios que engloba las numerosas Comunidades de Regantes de la zona y con las que compartimos la preocupación de tener un mismo acuífero sobreexplotado; allí está la depuradora de aguas residuales donde vertemos, organizados en Mancomunidad, las poblaciones de Beneixama, Campo de Mirra, Cañada y Villena. Allí están las estaciones de ferrocarril y de AVE, así como la autovía del Mediterráneo, infraestructuras de vital importancia para el desarrollo económico y social de toda la zona y que al final suponen una comunidad de intereses. Allí está el Conservatorio de Música, imprescindible para los alumnos de las poblaciones menores. También la mayoría de las Asociaciones de carácter social como APADIS, el Centro de Día de enfermos de Alzheimer, la Unidad de Conductas Adictivas, la unidad para la aplicación de la Ley de Dependencia, que es un servicio mancomunado, y un largo etcétera, que tienen carácter comarcal y perciben financiación precisamente por atender a los usuarios de la Comarca. Sin menospreciar a nadie ni a nada, ¿de verdad puede alegarse que nuestra relación es mayor con las poblaciones de l’Alcoià que con las de l’Alt Vinalopó?, ¿facilitaría cambiar estos servicios que los tenemos tan cercanos por otros más alejados y además con peores comunicaciones?, ¿somos menos valencianos por el hecho de resolver muchos de nuestros problemas cotidianos en Villena?    
   
Hay quien pretende tranquilizarnos diciendo que el cambio de Comarca sería solo nominal, que no tendría efectos sobre nuestro día a día, que todo seguiría igual pero, si eso es así, ¿para qué sirve una Ley de Comarcalización si al final precisamente las Comarcas quedan vacías de contenido? Hay decisiones que deben pensarse con sosiego porque antes o después tienen consecuencias, y desde luego nunca es conveniente que otros decidan por uno mismo, y menos cuando nadie les ha otorgado mandato alguno.


domingo, 11 de septiembre de 2016

El debate catalán (36)

Hoy es 11 de Septiembre, día en que los nacionalistas catalanes se emborrachan de delirios.
No está mal la entrevista que ayer le hicieron al historiador catalán Gabriel Tortella, una isla de lucidez en un mar lleno de estupidez.

Entrevista al historiador de la economía Gabriel Tortella

domingo, 4 de septiembre de 2016

Vicent, rápida impresión

     Manuel Vicent escribe fácil y rápido, con esas frases redondas con que uno presume de sabiduría en la barra del bar con los amigos. Si le salen improvisadas es un genio de la dialéctica, si las elabora cuidadosamente antes de ponerlas negro sobre blanco, es un genio de los recursos, Se le entiende bien lo que dice, y lo que dice lo hace desde la trinchera, con la dureza del converso, del colegio de monjas a la trinchera progre de El País. 

     Domina la Transición con la naturalidad de quien pasaba por allí, casi como un observador al que nadie ve pero que penetra tanto en la lo que fue que hasta puede permitirse el lujo de inventársela, en un juego divertido entre la real y lo ficticio.

     De Aguirre, el magnífico y El azar de la mujer rubia, dos frase de ésta última para guardarlas en el cajón de las citas redondas, esas que nunca se sabe si son ciertas o no, pero que suenan impecables: 

          "La cultura consiste en ese poso que queda después de leer dos mil libros y haberlos olvidado"

          "Con la papilla se transmite el meollo de la fe. A tan tierna edad, lo que uno oye mientras come llega al estómago en forma de ideología".

miércoles, 31 de agosto de 2016

CINCO ESQUINAS, de Mario Vargas Llosa

Hay autores a los que parece obligado seguir siempre, en primer lugar porque a ciertas alturas de la vida tienen más que acreditada la excelente calidad de su narrativa y siempre es un gozo leerla, y también porque es una forma de saber por dónde van los tiros de eso que llaman la gran literatura. Sin duda Vargas Llosa es uno de ellos, a todas luces el escritor vivo en lengua española más influyente a nivel mundial en la actualidad. Pero que los lectores nos auto impongamos esa obligación no quiere decir que aquello que sale de sus manos y llega a las nuestras tenga que ser invariablemente bendecido con la gracia de nuestro alago. Vayamos al caso.   

El argumento de fondo de Cinco esquinas, porque una cosa es la forma, el modo narrativo, pero tan importante o más lo es el fondo, aquello que se está narrando, es interesante: durante la dictadura de Fujimori y su compinche Vladimiro Montesinos en Perú, los resortes del poder que ellos dirigían se aprovecharon de la llamada prensa amarilla, hoy más conocida como prensa del corazón, para difundir infamias y calumnias sobre sus opositores políticos con el único propósito de destrozarlos, de desactivarlos políticamente ante la opinión pública. El argumento es sumamente interesante y merecía la pena que de él quedase constancia literaria, y quien sino debía hacerlo que el peruano Vargas Llosa. Pero al leer la novela lo primero que nos llama la sensación es que se queda corta, que el argumento hubiese podido dar más de sí, que hay suficiente sustancia en el caldo para rellenar trescientas o cuatrocientas páginas desarrollando un tema sin duda sugestivo, por momentos con matices periodísticos, políticos, sociales, históricos e incluso de triler policiaco, pero para ello la novela tendría que haberse trabajado más, dotarla de más historias, quizás más personajes, en una palabra, no dar el aspecto de improvisación que tiene.

A falta de esa profundización en los contenidos, de una mayor densidad en la trabazón del argumento, Vargas Llosa ha utilizado un recurso que parece tan fácil como fuera de lugar, que no viene a cuento del tema principal que se está tratando, que más parece un añadido simplemente por llegar a un mínimo de páginas obligatorio que una historia consustancial a aquello que se relata, y es la sexualidad, con un final que nos atrevemos de calificar de absurdo, de juego de niños, y que como desenlace desmejora absolutamente la tensión lograda con la historia del chantaje que se relata. Con todos los respetos del mundo, si Vargas Llosa quiere en algún momento escribir una novela sobre sexo por supuesto que le sobran cualidades para ello, pero no de forma que aparezca como un pastiche sin sentido.     

Soy, lo confieso, un admirador de Vargas Llosa no solamente en lo literario, sino también en muchos de sus posicionamientos políticos y sociales, pero creo que si por cualquier circunstancia uno no puede al menos intentar escribir un buen libro, debe de contenerse. Cinco esquinas es una novela perfectamente prescindible en su bibliografía, de la que hablamos porque la ha escrito quien la ha escrito, porque de lo contrario quizás no hubiese pasado ni el primer filtro en la editorial.   

Dan ganas de sumergirse con todas las prisas del mundo en la relectura de La ciudad y los perros o Conversación en La Catedral, por respeto al autor y a su obra.  

domingo, 28 de agosto de 2016

VIDA Y DESTINO, de Vasili Grossman

     Definitivamente hemos de convenir que hay libros reverenciales, libros que aún cerrados y convenientemente ordenados en sus anaqueles, irradian un algo especial que nos obligan a mirarlos con respeto y admiración, dignos casi de una discreta inclinación de cabeza. Sin duda Vida y destino cumple todas las condiciones para que pueda adjetivarse como reverencial.

      Vasili Grossman (Berdíchev, 1905 – Moscú, 1964) escribió ésta novela sobre la II Guerra Mundial en 1960 sufriendo inmediatamente la censura del régimen soviético y, pese a su prestigio como escritor y periodista en los medios intelectuales de la URSS, ganándose el  ostracismo que le acompañaría hasta su muerte cuatro años más tarde.  Afortunadamente y a partir de un manuscrito encontrado milagrosamente, una copia microfilmada pudo travesar el sólido telón de acero y publicarse en la década de los ochenta. Los avatares de la novela hasta su llegada al gran público dignifican más si cabe a la obra.

      Vida y destino tiene como fondo de escenario la batalla de Stalingrado, focalizando especialmente los días, a principios de 1943, previos y posteriores al quebramiento del bloqueo al que las tropas alemanas tenían sometida la ciudad, pero no por ello es una novela de guerra en sentido estricto del término, no es una novela que se detenga en los detalles de las operaciones llevadas a cabo por los dos grandes ejércitos en conflicto, es una novela de sentimientos, de pasiones y de sufrimientos personales de quienes son actores de la tragedia pero humanizados hasta el más recóndito de los extremos, es una novela de la vida de cada persona más allá del destino en que se ve imbuido. Antes de marcharse para siempre la anciana Aleksandra Vladímirovna decide visitar las ruinas de lo que fue su casa en Stalingrado, “Y ahí estaba, una mujer vieja ahora; vive esperando el bien, cree, teme el mal, llena de angustia por los que viven y también por los que están muertos; ahí está, mirando las ruinas de su casa, admirando el cielo de primavera sin saber lo que está admirando, preguntándose por qué el futuro de los que ama es tan oscuro y sus vidas están tan llenas de errores, sin darse cuenta de que precisamente esa confusión, esa niebla y ese dolor aportan la respuesta, la claridad, la esperanza, sin darse cuenta de que en lo más profundo de su alma ya conoce el significado de la vida que le ha tocado vivir, a ella y a los suyos. Y aunque ninguno de ellos pueda decir qué les espera, aunque sepan que en una época tan terrible el ser humano no es forjador de su propia felicidad y que sólo el destino tiene el poder de indultar y castigar, de ensalzar en la gloria o hundir en la miseria, de convertir a un hombre en polvo de un campo penitenciario, sin embargo ni el destino ni la historia ni la ira del Estado ni la gloria o la infamia de la batalla tienen poder para transformar a los que llevan por nombre seres humanos. Fuera lo que fuere lo que les deparará el futuro –la fama por su trabajo o la soledad, la miseria o la desesperación, la muerte y la ejecución-, ellos vivirán como seres humanos y morirán como seres humanos, y lo mismo para aquellos que ya han muerto; y solo en eso consiste la victoria amarga y eterna del hombre sobre las fuerzas grandiosas e inhumanas que hubo y habrá en el mundo”.    

     La grandeza de la novela está precisamente ahí, en remarcar la condición de la vida humana más allá de los infortunios que tan a menudo el destino tiene reservado para cada cual, y lo hace en varios ambientes, de manera coral: en un Instituto Científico soviético con una muestra de la fuerza que la adulación y la traición tienen en un régimen dictatorial, donde la red de delaciones invisible incluye a compañeros y amigos, y donde mediocridad y mezquindad van unidos indiferentes a la clase social a la que cada cual pertenece. Lo hace con la sencillez aterradora con que se relata la llegada de un tren cargado de judíos, muchos sin conciencia de serlo solo unos meses antes, a un campo de exterminio nazi desde un gueto improvisado en un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera, bajo la mirada amenazadora o indiferente de quienes habían sido sus vecinos de toda la vida, bajo la luz negra del miedo paralizador, “Y sin avergonzarse ya de aquel sentimiento maternal que había nacido en ella, Sofia Ósipovna, una mujer soltera, cogió entre sus grandes manos de trabajadora la cara delgada de David. Era como si hubiera tomado entre sus manos sus ojos cálidos, y los besó. –Sí, si niño –dijo-. Hemos llegado a los baños.”, y todo ante un Jefe de Campo normal, con una familia normal, conducido por el destino al crimen, aún quizás sin quererlo.

     Si, la novela va de guerra, pero para resaltar las miserias que esa guerra causa en las relaciones humanas entre amigos y vecinos de siempre; va de guerra, pero para estremecer con la sordidez de la rutina en los enterramientos de un hospital; va de guerra, pero para apuntar al desencanto hacia la revolución comunista expresados por un viejo bolchevique de primera hora a un discípulo que no quiere oírlo, que no quiere creerlo, los dos encerrados en un campo de trabajo ruso, purificando por decisión imperativa del poder ese sentimiento revolucionario; va de guerra pero para poner de manifiesto los miles y miles de muertos de la retaguardia, a manos de sus respectivos visionarios llamados Hitler o Stalin, dependiendo de la cara de la moneda que se mire.   

     Harían falta muchas páginas para intentar un pequeño resumen de Vida y destino, pero aún así no habría manera de transmitir la melancolía, el dramatismo, también el amor y hasta la ilusión que debajo de la agonía de los hambrientos, de los heridos, de los presos, e incluso de los muertos, es capaz de sobrevivir. “Con una fuerza brutal que le sacudió el alma, percibió toda su vida: sus hijas, su desdichado hijo, su nieto Seriozha, las pérdidas irreparables y su cabeza gris, sin un techo. Una mujer débil, enferma, con el abrigo raído y los zapatos destaconados miraba las ruinas de su casa. ¿Qué le deparaba el futuro? A sus setenta años, era una incógnita. “Queda vida por delante”, pensó Aleksandra Vladímirovna. ¿Qué sería de aquellos a quienes amaba? No lo sabía. Un cielo primaveral la miraba a través de las ventanas vacías de su casa.”      
     Vida y destino no es una novela fácil, sus mil cien páginas y la multitud de personajes con nombres rusos o alemanes hacen imprescindible cierto sosiego en su lectura, el lápiz y las notas a pie de página. Pero es un esfuerzo que vale la pena porque tras Vida y destino algo parece como que te ha cambiado. 

sábado, 27 de agosto de 2016

EMOCIÓNS

          A falta que alguna universitat nord-americàna de nom impronunciable, publique el definitiu estudi que justifique la capacitat emotiva d'alguna especie animal, lo que no tindria res de sorprenent a la vista del comportament irracional de tants humanoides, pareix prou consensuat que una de les característiques que diferencien als humans de la resta de les especies animals, es la capacitat d'emocionar-se.

          I emocionar-se, sentir-se sumit en un estat d'ànim capaç no sols d'alterar la nostra psique sinó també, i sobre tot, els nostres biorrítmes de la manera més incontrolable. Ens pot passar de manera solitària, potser la mes freqüent, a l'escoltar per exemple la Novena de Beetowen en versió coral, o sumint-se en un tràgic ambient davant del Guernica, o al deixar-se llevar, per exemple, pel gregorià cantat pels monges de Samos un vesprada de pluja i vent. Però tembé podem sentir-se emocionats de manera col·lectiva, amb un grup amorf on no s'escolte ninguna veu individual, amb amics o desconeguts, sempre que ens encontrem en el moment i en el lloc adequat. Aquesta segon manera te una peculiaritat especial, i es la d'establir en tot eixe grup una especie de boirina que els vincula, un lligam que ens fusiona en l'heterogeneïtat.

          Crec que es el que va passar a Beneixama entre el catorze i el quinze d'aquest més d'agost, en la romeria de la Divina Aurora al Salze, i el seu retorn a l'ermita. El motiu, ja el sabem tots, era el trasllat de la nova Imatge estrenada a l'any 1940, i que substituïa a l'anterior, destrossada per l'anticlericalisme mes absurd durant la Guerra Civil. No cal detenir-se en els detalls històrics perquè a la fí no erem mes que l'excusa per aconseguir, com crec que va ser, eixe moment d'emoció col·lectiva que hem tingut la sort de viure al nostre poble.

        I estic parlant d'emocións, no de creençes religioses, perquè segur que gran part dels que estaven presents els animava la creença devota amb la Mare de Deu i amb tot el que això suposa, però amb ells n'haurien altres amb menys certeses doctrinals, que eu farien pel que la pròpia figura de la Mare de Deu, al cap i a la fi una escultura de fusta, hi ha suposat al llarg de la vida no sols per a ells sinó també als seus avantpassats, o inclús per altres motius més trivials i fútils que cadascú sabrà.  

       Però al final el que veiem es la tremenda capacitat que te'l fet religiós, repetisc, independent de les creençes de cadascú, per aconseguir emocionar, i a més fer-ho de manera oberta, col·lectiva, social.

       En uns moments en què tots busquem maneres de relaxar-nos, de “encontrar-nos a nosaltres mateixos” a través de costoses sessións se psicoteràpia, de buscar en llunyanes religions orientals camins de meditació, no ens domen conter del que ens es propi a la nostra cultura, del que tenim tan prop com girar el cantó, per aconseguir eixa elevació moral, eixa espiritualitat, religiosa o no, que ens emociona i per eixe camí, ens fa gent mes racional, mes sensible, i a bon segur, mes conscients del que som.

          Es cert que davant qualsevol manifestació religiosa estan aquells que la miren per damunt del muscle, amb eixa supèrbia suposadament intel·lectual però que la majoria de vegades es d'un infantilisme de rialla, per la que es creuen superiors a la resta que consideren inculta, però bo, això es tan inevitable com la sal en l'arròs, però també tan prescindible com l'all en la taula.